FISIOTERAPIA PEDIATRICAHIDROTERAPIA

Sistemas de flotación para los niño/as.

La mayoría de los dispositivos de flotación para la piscina o para la playa son en parte «peligrosos» por el efecto de «tranquilidad» que producen en los padres. Existen varios materiales auxiliares que permiten trabajar la conciencia corporal del niño en el agua sin dejar de lado la diversión y la autonomía.

La primera vez que ví estos flotadores no daba crédito. Indagué un poco por la red y dí con que se trataba de unos flotadores patentados por una franquicia europea de una ex-nadadora. En ella ofrecen hidroterapia para bebes con estos flotadores (los cuales no están en venta. Será por eso que existen otros similares pero hinchables, más inadecuados aún si cabe). 
Poneros unos segundos en el lugar de ese niño… eso es lo que yo hice. Imaginaros»colgados»del cuello sin visión del resto de vuestro cuerpo y con tan pocas posibilidades de movimiento dentro de un minúsculo recipiente de agua. ¿Os sentiríais a gusto? Yo la verdad que no.Y ya nos os digo si le añadimos a que estamos en la época de nuestra vida en la que necesitamos explorar nuestro cuerpo y nuestro entorno. Pues esa es, precisamente la etapa en la que se encuentran vuestros bebes. Etapa esencial para el desarrollo de su esquema corporal.

Según Le Bouch (Psicomotricista) el esquema corporal es el conocimiento inmediato y continuo que tenemos de nuestro cuerpo, en estático o en movimiento, en relación con el espacio y con los objetos que lo rodean. 

Por lo tanto, así de primeras, ¿merece la pena beneficiarles de la sensación de flotación que les proporciona el flotador a costa de suprimirles la posibilidad de explorar su cuerpo y su entorno? En mi opinión, rotundamente no. No veo que haya ninguna necesidad de que a estas edades tan tempranas tengan que experimentar la flotación. Con esto no quiero decir que no se les ofrezca esa oportunidad, si no que,  hay métodos mucho más sencillos, baratos y más acordes con sus necesidades.

Aspectos negativos que yo veo en estos flotadores;

1. Suprimen la fuerza de la musculatura del cuello y del tronco. Momento en el que estos músculos deben de ganar fuerza para el control cefálico.

2. Les resta visibilidad de su cuerpo y de su entorno.Impidiendoles explorar sus manos y lo que pueden hacer con ellas; como puede ser; alcanzar objetos y dirigirlos a la linea media. 

3. No podrán adquirir nuevos patrones de movimiento, ya que la postura que permite el flotador es siempre la misma.

4.Les resta movimiento y lo poco que les permite no es funcional.

5. No están en contacto con su madre y/o padre. Aspecto importante en estas etapas de adquisición de confianza y seguridad.

Todos los puntos anteriores hacen que muchos aspectos del desarrollo psicomotor sean suprimidos.Si el agua ya de por si nos ofrece unas condiciones ideales para trabajar el esquema corporal, con estos flotadores nos cargamos todo ese beneficio.

¿Que podemos hacer?

No usar ningún dispositivo de flotación, las manos del adulto son los mejores flotadores.

1.En todo momento tendremos el control y la seguridad del niño.

2.El niño también se sentirá seguro al sentir el contacto piel con piel.

3. Podrá explorar su cuerpo y su entorno.

4. Le podremos ayudar y facilitar los movimientos que el quiera hacer.

5. Podrá experimentar la sensación de flotación de sus extremidades y podrá a su vez verlo con sus ojos.

6.Podremos interactuar con el y ofrecerle diferentes juegos.

Si todo esto que he mencionado anteriormente lo aplicamos a los niños de desarrollo típico, haceros la idea de lo que supone para un niño con una discapacidad. En las que en la mayoría de los casos cursan con déficit del esquema corporal y con alteraciones sensoriales.

OTROS DISPOSITIVOS DE FLOTACIÓN

Existen en el mercado sistemas de flotación que evidentemente no son perjudiciales de ningún modo, como puede ser el flotador Swimtrainer.


Lo venden como dispositivos para aprender a nadar, pero los niños tienen una actitud bastante pasiva sobre ellos. Que queremos estar un rato relajados en el mar o en la piscina  ¿porque no? Pero este flotador no nos afrecerá la posibilidad de mucho más. Eso sí, acordaros de atarlo adecuadamente, porque a pesar de que lo vendan como un flotador antivuelco si no lo atais bien, en cuanto el niño lleve su peso hacia delante volcará y si os pilla en un momento de despieste el niño no podrá volver por si solo a la posición de inicio.

Precisamente es esta una de las razones por las que últimamente expertos hablan de la «peligrosidad» de los flotadores, porque producen un efecto de «tranquilidad» en los padres pudiendo dejar de prestar a su hijo la atención necesaria, porque creen que el niño esta seguro. 

¿Que material de piscina es el más adecuado?

Tanto si el objetivo es que aprendan a nadar como si no lo es (por las razones que sean), los materiales auxiliares más recomendados que combinan diversión y aprendizaje son los siguientes:

1. «Churro» o «patata»: Cilindro de poliestireno que ofrece gran variedad de juegos y ejercicios, así como autonomía para el niño.

2. Manguitos de poliestireno:También muy útiles, ya que no se pinchan. Sobre todo esos que son varios discos que se pueden ir quitando en función del nivel y las capacidades del niño. Los manguitos permiten que el niño se pueda readaptar fácilmente a los cambios posturales siendo consciente de su esquema motor.


3. Neoprenos que llevan integrados varios dispositivos de flotación (ki- flot): Permiten la flotación sin impedir el movimiento. No recomiendo chalecos ya que se suben a la cara del niño.


Ahora ya no tenéis excusa para ir por vuestra cuenta a la piscina o a la playa y disfrutar del agua con vuestros hijos de una forma segura, divertida y sin dejar de lado todo lo que han ido aprendiendo en las sesiones de hidroterapia.

¡Nos vemos en el agua!