EDUCACIÓN ESPECIALFISIOTERAPIA PEDIATRICAHIDROTERAPIA

El baño y estimulación multisensorial.

 

 

El baño y estimulación multisensorial

 

 

Para los niños/as que ya gozan del agua, la hora del baño es una excelente oportunidad para aumentar sus experiencias sensoriales; a través del movimiento, del aprendizaje y de la imaginación. Para los niños/as que no se entusiasman con la hora del baño, las actividades pueden ayuda a disminuir la ansiedad, especialmente si se sienten “en control” de las actividades. El momento del baño es muy importante para la relación emocional con vuestros hijos/as, ya que forma parte del tiempo que pasáis con ellos para el juego.
El agua es un medio sensorial maravilloso, ya que “responde” a cualquier movimiento. La resistencia del agua ofrece una buena alternativa para fortalecer los músculos y la respuesta que el niño/a obtendrá será justamente la diversión.
El baño debería ser una agradable rutina que esté relacionada con un momento positivo. Simplemente añadiendo el juego a la hora del baño, no solo estarán descubriendo nuevas sensaciones chapoteando en el agua, sino que obtendrán otros beneficios mientras se cumple con la función higiénica. Los estudios demuestran que a la hora del baño los masajes pueden ofrecer un espacio multisensorial en el que los padres y los hijos/as tienen la oportunidad no solo de conectarse sino también de descubrir juntos.

Os dejo algún recurso e ideas para utilizar:

-Los juguetes elegidos a la hora del baño deben ser de colores llamativos. Una buena idea para cuando bañes a vuestro hijo/a, es colocarte un guante de textura suave, que tenga la forma de algún animalito y colores estridentes. Mientras lo enjabonas, prueba darle masajes en cada una de sus extremidades. De este modo, estimularás su piel y le otorgarás más fuerza a los músculos. Lo mismo puedes hacer en su pecho y espalda.  También se ha descubierto que los masajes rutinarios llevan a una mejora del rendimiento cognitivo y una mayor lucidez y atención. También, este contacto entre padres e hijos ayuda a calmar la respiración del niño.

-El nombrar las partes del cuerpo es un juego clásico para practicar en la bañera.  Puedes también dejar que el niño se haga cargo de lavarse, a medida que vas nombrando la parte del cuerpo que debe asear. Este puede ser un juego divertido, donde se alternan los turnos.

-La música siempre se ha considerado como un eje muy importante en el mundo del niño/a y a la hora del baño también lo es. Escuchar música y canciones en este momento puede estimular las partes del cerebro vinculadas a la memoria.

-La mayoría de los niños/as disfrutan muchísimo de ese momento en el agua. Jugar con burbujas ayuda a que los niños/as desarrollen la coordinación ojo-mano y a descubrir que los objetos existen. Aparte de esto, el chapoteo ayuda a enseñar la relación entre causa y efecto.

Existen muchos juguetes ideados para la bañera yo os quiero enseñar los de la marca, Munchkin , que a mí, personalmente me encantan.